El Daño de la Palabra “No”

* Eres consciente de cuantas veces repites al día la palabra?

Esta palabra es uno de los monosílabos más utilizados en nuestro día a día, lo hemos incluido tanto en nuestro propio vocabulario, como en la comunicación diaria hacia los demás.

Conoces como actúa el subconsciente? Existen muchos estudios que hablan de él y de como actúa, pero por si no lo sabes,  te voy a poner un ejemplo para que entiendas a que me refiero.

Si escuchas una canción una y otra vez, ya sea en unas horas o en unos días, eres capaz de recordar la letra, cantar la canción, como si fueras el mismo autor y al mismo tiempo que se está reproduciendo o incluso tararearla sin escucharla, porque tu mente está reproduciendo la canción, es así?

Bien es así como trabaja el subconsciente de las personas. Si tu repites una y otra vez la misma acción o pensamiento durante un un tiempo determinado, dicha acción crea una inercia,  convirtiendose en un hábito.

Seguro que al leer el ejemplo de la canción te ha venido a la mente, alguna con la cual te ha sucedido lo que te he descrito. Si es así, ahora piensa, que sensación te aportaba esa canción, alegría, tristeza, melancolía, euforia?

 Así es como trabaja la comunicación interna y externa del ser humano. Depende de que palabras escuches, pienses o digas, estas se van a convertir en rutinarias y de ello en un sentimiento inconsciente, del que te llevarán a crear un estado de ánimo, positivo o negativo. ¿Que tipo de comunicación y sentimiento prefieres para ti y las personas que te rodean? ¿Positivo o Negativo?.

Ahora Bien, si eres padre o madre o en tu familia hay niños y niñas pequeñas. ¿Cuantas veces has escuchado o les has dicho la palabra no? NO hagas esto… NO toques aquello…. Ahora esto NO…… “Y luego nos quejamos de que el pequeño o la pequeña dice siempre que no a todo o regaña de todo”.  

Uno de los grandes problemas y me atrevo a decirlo a nivel mundial de las personas es la palabra NO, que se ha convertido en el centro de nuestro propio lenguaje, tanto hacia nosotros mismos, como hacia los demás. Pero lo más alarmante de todo, es la que la estamos implementando demasiado fuerte en la educación de nuestros hij@s y familiares.

Cambia la palabra negativa por otras opciones alternativas. Cuando pienses o vayas a decir NO, piensa en las alternativas positivas de acción. Te pongo otros ejemplos;

  • Si estas en una conversación y tu opinión es contraria a la que se está exponiendo, da una explicación alternativa y no opuesta a la de la conversación.

– Si tu hijo o hija o familiar cercano pequeño, está haciendo una acción que no es la correcta para ti, porque otra cuestión e suponeros en la situación de pequeñ@, en vez de decirle no hagas esto o no hagas aquello, párate y explícale porque debería de hacer otra cosa y porque esa opción es peor que otras.

Escribo este articulo porque soy padre de un niño de dos años y medio. Cada vez que voy al parque con mi hijo o tenemos alguna jornada lúdica familiar con otros padres y madres, es increíble las veces que escucho repetidamente la palabra NO. Niños  y niñas de corta edad que son esponjas educativas y lo que absorban en esas edades es lo que les va a guiar el resto de sus vidas.

En tus manos esta ser consciente de trabajar unos de los aspectos más importante que debemos cuidar, que es nuestro subconsciente.  

Anuncios
Categorías Coaching, Comunicación, Educación, Prensa, Radio, Salud, Television

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close